magnesia1gk7

Por Fausto Aguirre, de la Real Academia Española. Loja, 18 de octubre de 2013

…Y yo me iré.
Y se quedarán los pájaros cantando.
J. Ramón Jiménez/EL VIAJE DEFINITIVO

Estuve tranquilo con mi vida; limpiaba mi nicho, porque el próximo 2 de noviembre, antes del día de todos los morlacos, tengo que visitar mi propia tumba, ubicar algún ramo de flores, alguna vela de sebo para que esté mejor iluminada. ¡Qué sorpresa!, el jueves 10 de estos mes y año, a través de uno de sus emisarios [de Rubén Darío], me llegó el séptimo u octavo libro de los que su poderosa mente y cabeza ardilla, de entre libros de periodismo y literatura los ha lanzado al mundo.
Esto no es lo interesante, lo que realmente me preocupa es la frase que con su puño y letra acompaña en este libro “Para Fausto Aguirre, eminencia de las letras y el periodismo de la bella Loja/ Rubén Darío/ octubre 2013”. Rubén Darío, me parece un viejo lojano, por su grandilocuencia, por su edad y por todo.
Me parece que su día de cumpleaños le sorprendió en sus andanzas por Guayaquil, justo ese día terminaba de leer el libro de Yamile Humar: ¡MIERDA, LLEGUÉ A LOS CINCUENTA!
Yo no entendía por qué Rubén Darío con este libro. Tuve una lucha interna bastante conflictiva. Me decía, este hombre está buscando las pomadas, las cremas, los menjurjes para derrotar las arrugas, las patas de gallo en las comisuras de los ojos, la flacidez de la piel de la garganta, de las manos… Quería decirle algo que le bastaba una templadita de las arrugas, con el mejor médico del mundo, el bobo de mi sobrino, que anda alabándose que es el único superdotado. A mí no me consta, porque no lo necesito todavía. Habría que experimentar y probar todo.
Rubén Darío, hace ocho años estuviste aquí. Llevabas debajo de tu brazo PERIODISMO POR DENTRO. Una pausa en medio del vértigo. Era un libro en comandita con Fernando Astudillo Campos. Allá y ahora, yo como tonto mismo, aunque no tanto, le miraba de soslayo su cabeza. -¿Qué te pasa? –me dijo. Creí yo que lo hacía con cierto disimulo, pero me sorprendió. Frente a su insistencia, ya bastante molesto, preferí tomarme el silencio. Claro, quería ver qué corona llevaba.
¡Pero, nada! Se adelantó y me dijo “me estás creyendo cura”.
Por qué averiguaba yo de su corona, simplemente por la suerte que maneja este hombre. En menos de cuatro meses nos presenta ya la segunda edición de BATALLAS PERSONALES. Con ese genio que se maneja, no lo ven cómo frunce su ceño ahora mismo, cómo pedirle las utilidades económicas ni nada.
Como Rubén Darío ha estado molesto, se olvidó de todo. María Gabriela, su esposa, mi amiga, le recomendó que me diera un abrazo. No sé si de veras se trata de un olvido o son los celos que lo tienen casi muerto.
A pesar de todo, pongamos en evidencia el objetivo de nuestra cita esta tarde. Veamos algo de BATALLAS PERSONALES.
De entrada, en tu obra me preocupa más de un asunto. Don Javier Darío Restrepo, en la puerta de entrada de tu libro, con “La búsqueda de significados en Rubén Darío Buitrón”, ¿te ha puesto a buscar significados? ¿En dónde queda tu condición de escritor? Ciertamente BATALLAS PERSONALES no es el relato ni el reportaje periodístico. Son hechos maduros de tu literatura en cuanto es vida, porque si el escritor no vuelca su vida en la literatura, no habrá recreado ni creado el mensaje que demanda toda manifestación de la literatura, por mínima o simple que sea.
¿Te ha puesto como a Marcel Proust EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO? O, igualmente como a John Milton en la tarea de que busques EL PARAÍSO PERDIDO?
No quepa duda que el periodista se prepara como escritor y sus prácticas profesionales van por allí. ¿Qué decir de cuantos premios Nobel de Literatura que se iniciaron por los ámbitos del periodismo?
Recuerdo lo que sostenías ya como escritor y periodista en PERIODISMO POR DENTRO: el compromiso de contar.
Filosofía del verdugo. Tétrico, que bien armada la filosofía del crimen; no quisiera estar allí. ¿Con solo ser el más modesto de los lectores, Rubén Darío, lo atrapas, no lo sueltas, quieres exterminarlo también a él, deseas complicarlo con su vida, lo quieres convertir en autor, cómplice, asesor intelectual o encubridor del crimen? ¡Qué bien que se arma los andariveles para la concepción biológica y sociológica del delito! ¿Por qué el cometimiento del crimen de esta manera? ¿Por qué manejas así el derecho de fuga? ¿Eres sádico, eres malo, te satisface hacer sufrir o ver sufrir? ¿Quién es o quiénes son los verdugos?
Se me fue el nombre de Rubén Darío. ¿Ante quién estoy? ¿Quiénes son los asesinos-ahorcadores de Andrés Farinango de Palacio? ¿Quiénes son los asesinos de Jóseph K de Franz Kafka? ¡Cuando me a servirme el mejor plato del mejor pedazo de ese rico cadáver, creo que se trata de un pelucón, y me quitas de la mesa a la que me habías convidado! Me vuelves loco, me tienes en ascuas, no sé si estoy ante los peligros de la muerte, como contraparte de los goces y placeres, del pícaro de Ulises de Homero. Pienso, medito, reflexiono, me hago más filósofo que el tío Descartes, dudo de todo, y sigo preguntándome en dónde estoy. ¿Estoy con James Joyce? ¿Estoy con Marcel Proust? ¿Estoy ante las historias de Poe? ¿Estoy saboreando las historias de Ágatha Christie?
Acá lloran o celebran juntos. La miseria, la pobreza, las limitantes económico-sociales, la marginalidad, pero la mancomunidad e inclusión humanas, supera los pesares, preocupaciones, sufrimientos. ¿Esto o ello es verdad, o es la mentira capitalista la que conduce al conformismo-humano-social de los pobres que los conduce a aceptar todo? Camino desconcertado de cara a los textos de Rubén Darío Buitrón.
Si no es el conformismo pelucón, ¿es el “proletarios del mundo uníos‟? El “para qué‟, del texto y de las actitudes son obvias. Está en el mismo texto.
Empero, lo que me llama la atención en este texto de Rubén Darío es su condición profesional de alta competencia en su condición de fotógrafo o camarógrafo. No se escapa de su lente visora de alta resolución ningún detalle de las estructuras que conforman, definen e integran la geofísica de El Guasmo.
Tras el parabrisas. ¿Qué tienes detrás del parabrisas? ¿A quién miras? ¿Quién te persigue? ¿Quién te acosa? ¿De quién huyes? ¿Por qué esa tensión psicológica que mata la serenidad, la tranquilidad? ¿Por qué “la conciencia puede súbitamente convertirse en implacable jueza de sí misma”?
Pero, no, no…, no pasa nada, mejor dicho pasa todo… En primera instancia mi yo perseguido, regresa a su sitio, deja de preocuparse de la proximidad de la muerte alevosa por manos ajenas. Empero, si veo el resto, me hundo más en mí mismo, en esa conciencia mía de revolucionario, de pregonero que pretende los mejores cambios. He huido de la persecución -que hubiese preferido llegar a su propio término- y no deslizarme por los raíles de la inconsciencia, de la degradación humano-social.
Maestro querido, Don Noam Chomsky, tú conoces que el rotundo no al totalitarismo, el no al capitalismo, son utopías que aún siguen terminando vidas, ambas son dictaduras. Entonces, tú tienes la palabra-respuesta: ¿cuándo llegará el socialismo libertario?
Las alucinantes danzas del poeta irreverente. ¡Vaya hombre! Puedo continuar la lectura inconmensurable de la vida… ¡Ah, pero llego a esos clavos que solo utilizan las dictaduras que se han adueñado ilícitamente del poder! Te pregunto, ¿se puede escuchar, o detener la vida para reflexionar y creer en “el torcido discurso del poder retórico”? ¿Puedes aceptar la rabia de la conciencia? ¡Es factible! Claro, si el médico-poeta no ha delinquido. Si el poeta infinito se negare siempre a “ocupar una silla en el poder‟.
Equipajes humanos. ¿Qué resultados favorables podemos esperar de quienes enajenados de su realidad aprietan su palanca de aceleramiento para vender su fuerza de trabajo allá, en donde el indio, el cholo, el negro, el chaso… Que no tienen alma, sensibilidad, inteligencia, manteniendo aún la falsa interpretación de ser especies diferentes, crece el esclavismo, con xenofobia encima? ¿Qué recibimos allá, si de entrada se acepta ingresar en una escala subhumana de la especie?
Caro amigo, ¿por qué no leen al abuelo Descartes en su DISCURSO DEL MÉTODO? O a nuestro amigo Don José Saramago con TODOS LOS NOMBRES.
Tú sabes, Rubén Darío, que “el espíritu no va a ningún lado sin las piernas del cuerpo, y el cuerpo no sería capaz de moverse si le faltasen las alas del espíritu”.
Otra pregunta a ti mismo. “¿Para morir basta estar vivo?” Por ahora, no quiero respuestas. Pero, si no las tienes, haz alianza con Ionesco o con Don Pedro Calderón de la Barca. ¿Crees tú que la “vida es un sueño‟? O, averíguale al padre Juan Bautista Aguirre y atiende tozudamente su CARTA A LIZARDO. ¿Qué hacemos, entonces, con “la nostalgia y la ansiedad y el olvido y la desesperación por sobrevivir en un mundo hostil como equipajes mucho más difíciles de transportar‟?
Retratos entre la lluvia. Lluvia, movimiento, es decir dialéctica pura. Los pares conceptuales los manejas como realidades penetrantes, como realidades reales y como realidades virtuales. ¿Por qué? Porque la vida es eso, la vida es así, porque el ser humano que es conciencia, que es mundo, que es conflicto, es visión, es pensamiento. Cartesianamente, la sensibilidad, el alma, el pensamiento está y cuando está, llego a ser yo: “Cogito ergo sum”.
Los volcanes cuentan historias de amor. ¿Mito, historia, leyenda? ¿Literatura popular, ancestro cultural del hombre arraigado en su tierra, sin la cual pierde su identidad? La realidad ecológica vivita y coleando -al decir del venezolano Rómulo Gallegos, autor de DOÑA BÁRBARA– es más que conciencia en el campesino, en el campirano y no en la burocracia de levita y corbata que pasea por las urbes autorizando talas de bosques, destrucción de los ecosistemas y quejándose que estos indios son los mayores y si acaso los únicos brutos que destruyen la naturaleza.
Un ecuatoriano entre París y Harlem (I). La identidad de un pueblo lo hace su cultura ancestral, lo hace su idiosincrasia, lo hace su cultura, lo hace su música, lo hacen sus hombres, lo hace el trabajo, en tanto dedicación específica, es verdad. ¿Historia y literatura? O, ¿literatura e historia? ¿Definen la famosa añoranza romántica de la gran etapa de las literaturas?
Un ecuatoriano entre París y Harlem (II). Otra vez la cultura del ritmo y este dentro de la gran marcha de la cultura y por la cultura de un pueblo o de una patria. El jazz. ¿Cuál es su especificidad? ¿Cuál es su razón de ser? ¿Cuál es su impronta?
[Pero en seguida advertí que mientras de este modo quería pensar que todo era falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese algo. Y notando que yo pienso, juzgué que podía admitirla, sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que estaba buscando. La frase de Descartes expresa uno de los principios filosóficos fundamentales de la filosofía moderna: que mi pensamiento, y por lo tanto mi propia existencia, es indudable, absolutamente cierta y a partir de la cual puedo establecer nuevas certezas].
En Salinas pesa la historia. ¿Verdad Rubén Darío, no confundir ninguna grandiosa Salinas, porque yo me referiré a la parroquia guarandeña rodeada de prados y montañas? ¿Es la mano del hombre la que nos configura una realidad, posiblemente en donde creo yo las posibilidades de vivir? ¿Aquí están mi lucha, horizonte,sobrevivencia? ¿Es la grandeza de la historia que la vamos forjando?
El suave asombro de las telarañas. “Es como mi suave asombro por las telarañas”, si son palabras dichas y escritas por mujer, son más bellas, más significativas para cubrir el entorno de lo que se hace y de lo que se dice en el turismo de la patria. ¿Qué de resultas? Qué los extraños conocen mejor nuestra patria, nuestras realidades, nuestras culturas.
Zuleta borda la política. ¿La tierra en donde se trabaja las camisas para el jefe de la República? ¿La filosofía del estilo de la camisa fue la supraestructura que los identificaba a todos como generadores y sustentadores de las políticas de Estado?
Mote, porotos y arte en Chordeleg. Rubén Darío, ¿por qué vienes aquí con “mote azuayo‟ en vez de mote morlaco? He pedido a las autoridades de la UTPL para reproducir los cinco tomos del diccionario de la toponimia morlaca trabajada por Oswaldo Encalada Vásquez, para donarte para que trates con propiedad a los morlacos y la palabra que nos identifica.
Aunque sé que se es muy malcriado poner más de un motivo en la solicitud, pregona que lingüísticamente los morlacos no cantan, sino los lojanos. ¡Hombre, diles que las cadencias, armonías de los tonemas están en Loja y no en ninguna otra tierra!
Rubén Darío, dices: “Todo en familia. Como si en el mote y en los porotos y el amor de cada día estuviera la vitamina del talento”. Es una desgracia que tú dudes; pregúntale al Cuchucho Jara por qué es buen poeta o pregúntale al Jorge Dávila Vásquez por qué es buen cuentero o pregúntale al Eliécer Cárdenas Espinosa por qué nos ha regalado POLVO Y CENIZA.
La vida en una baldosa. ¡Pobrecita la Michi; tan celosa! ¿No? ¿Tan beata la mujer? ¿Tan amargada? Pero, ¿cuál era o cuál es el misterio? ¿Cuál es el personaje omnímodo? ¿Cuál es el personaje testigo? ¿Cuál es el mea culpa que le acosa? ¿De qué sufre? O, ¿qué le hace sufrir su conducta, su comportamiento, su razón de ser? ¿La persona se reduce a sí misma? O, ¿los otros la reducen o la minimizan a esa circunstancia de convertirse en un no ser inútil, cuya vecindad es únicamente la muerte? ¿Qué fuerzas poderosas, extrañas o ajenas a mi conciencia, me manejan o me determinan mi vitalidad o mi razón de ser? ¿En qué filosofía cultural vivimos? ¿En la oriental? ¿En la occidental? ¿El ser en sí puede ser objeto de conmiseración? ¿Son los determinismos vitales que me clavan de esta y no de otra manera? ¿Se juega con mi libertad? ¿Hasta dónde mi libertad -o, tal vez mi “libre albedrío‟- mi sagrada libertad, deja de ser mía y se convierte en hipoteca ajena, sin que les pertenezca? ¿Nuestro Juan Bautista Aguirre? ¿Don Pedro Calderón de la Barca? ¿Don Galileo Galilei? No, no… estoy mal… porque él a la benemérita Santa Inquisición pudo decirle: “sin embargo se mueve‟.
El otro lado del sueño. ¿Al otro lado de charco? ¡Muy fácil!, ¿verdad? Es cuestión de dar un salto apenas. ¿Allá o allí está el sueño europeo? Y, ¿qué es del sueño americano? ¿Por dónde marcha ahora? O, mejor dicho, ahora, ¿adónde marchamos nosotros? El sueño de cualquier color y de cualquiera direccionalidad, ¿es la ruptura y destrucción de la familia? ¿Es ese el objetivo de cualquiera de los tíos que dicen que te dan o que te dieron trabajo?
Morir con el pincel en la mano. ¿El hombre configura su vida? ¿El hombre decide o construye lo que quiere ser? ¿La identidad también está en la búsqueda de los pares que se hacen compañía? ¿Qué representa la integración del yo frente a sí mismo o frente al otro o frente a la otra? ¿Qué define el paralelismo humano de Leonardo Tejada vs. Elvia Chávez? Mi identificación, ¿está en el yo que he patentizado yo mismo? Orteguianamente [Eatudios del amor], ¿mi yo está en ella o está en él, de conformidad con la estructura humano-social de géneros? O, -con Neruda- “Cuando tú no estás me sobra la mitad de mi cama, me falta la mitad de mi alma?”.
Abogada no exitosa,. ¿Cómo la tipificamos a Michelle Morales? ¿Tonta? ¿Honrada? ¿Profesional competente? ¿Profesional que defiende las causas sociales? ¿Qué es lo que pesa en el fiel de su balanza? ¡Que levante la mano el primer abogado del mundo que se conduele de la economía misérrima de sus congéneres! Michelle, ¿por qué tú y yo no ponemos a correr una sociedad sin fines de lucro para defender al tercero, cuarto, quinto o sexto mundo, todos integrados por marginales?
Hidrovo, memoria y arte montubios. ¿Qué puedo decirte? Sencilla y llanamente: ¡GRACIAS POR EL HOMENAJE QUE CON TUS PALABRAS LE RINDES A UN HOMBRE GRANDE Y SENSIBLE ANTE LA CULTURA, “QUE A MI TAM” ME ACEPTÓ ENTRE LAS FILAS DE SUS AMIGOS. Cuando conversamos de mis inquietudes culturales de nuestra patria, no reparó tomar los cinco tomos de HISTORIA DE LA LITERATURA MANABITA,
Portoviejo, Ecuador, Editorial Gregorio, 1974, quizá los únicos y exclusivos que guardaba en su biblioteca.
Las soledades de Gonzalo Benítez. “Ha muerto el Potolo. Ha muerto el Pollo Ortiz. Ha muerto su esposa. La soledad lo va marcando más que el tiempo. / Pero hay dignidad de sus 83 años. No hay rencores, a pesar del olvido. Porque al menos queda un CD que abre las puertas de la identidad ecuatoriana”.
Adoum, Quito y la vasija de barro. ¡Qué bien, Rubén Darío! Indudablemente, el hombre, como dicen en España, con su clásica muletilla, el hombre vale. Pero nada de “coño‟. Su dedicación al trabajo, digna de ser caracterizada como revolucionaria, no por su ascendiente libanés de la guerra con Israel, sino por la experimentación del hombre con los temas, motivos, visiones y cosmovisiones de cara a la literatura que él produjo: ENTRE MARX Y UNA MUJER DESNUDA, CIUDAD SIN ÁNGEL [novelas], ECUADOR AMARGO [poesía].
El hombre inacabable. ¡Sí, eso es Miguel Donoso Pareja! LUCHADOR SIN TREGUA CONTRA LA MEDIOCRIDAD. No cedas ni descanses en tu pasión, Fausto, me decía. Es el único compromiso que nos queda, luchar hasta el último por el hombre, desde el hombre que somos. No así mis otros maestros, los doctores Manuel AlvEar y Antonio Quilis -que en paz descansen-. Me riñeron mucho frente a mi postura de educador duro, tozudo, exigente.
Yo no entendía ayer, peor ahora… ¿SÉ HONRADO, DA BIEN TUS CLASES, Y ESO ES TODO! A Miguel Donoso Pareja lo tengo ya en el ejército cultural de los inmortales. Es “el hombre inacabable‟, como lo dices tú.
Yo no sé nada de toros. ¡Qué tú no conozcas nada de toros, a mí qué me importa! Ese es tu problemita. Pero tú, como “periodista por dentro‟ y también por fuera, eres bueno.
Ritual para la pesca abundante. Qué ricos son el folclor, las culturas y las literaturas, las músicas, los ritmos y las canciones, los recuerdos y las añoranzas que vive y se vive en los parajes de la sencillez, sobriedad y nobleza campirana.
Memorias imprecisas. ¿También tú andas mal de la memoria? De lo contrario, ¿a qué vienen “las memorias imprecisas‟? Rubén Darío, si no olvidas, ¿Quito te habitará para siempre? Parto yo de aquí y veo que eres un excelente discípulo de René Descartes… Dudas de todo… ¿Te has olvidado de la ciudad que te vio nacer o es una flamante añoranza que ya pesa sobre mis hombros?
La banda sonora de una nación/ Epílogo por Miguel Ángel Bastenier. Miguel Ángel es un masacrador, perdón, quise decir profesor de Rubén Darío.
¿Tu libro es una historia? ¿Tu libro es una geografía del alma humana? Sostiene Don Miguel Ángel que “este magnífico libro-reportaje es por todo ello la banda sonora de una voz que se subdivide en las docenas de personajes que la encarnan y, a su vez, a una fragmentación mucho mayor que es la voz de todo un país. / y hoy creo saber mucho más del Ecuador por el placer que he escuchado un libro. Gracias a Rubén Darío, el periodista y amigo de la tierra de en medio del mundo”.
____________________________
NOTAS

1. Rubén Darío Buitrón. Cuento: INSTRUCCIONES PARA LLEGAR AL ORGASMO, (Quito, 1987). Poesía: ESTE MUNDO GRIS LLENO DE RATAS, (Quito, 1997). ESENCIAS DEL APOCALIPSIS (2007). Consta en las antologías: LIBRO DE POSTA (Quito, 1983); QUITO: DEL ARRABAL A LA PARADOJA, (Quito, 1985); III Bienal de Cuento “Pablo Palacio”, CUENTOS PREMIADOS, (Quito, 1996). En los ámbitos del periodismo, que yo sepa tiene el libro PERIODISMO POR DENTRO (Quito, 2005), en crónica ABSURDOS COTIDIANOS (2009) y desde hace poco -mayo de 2013- BATALLAS PERSONALES, 2013.

2. Quito. Periodista, narrador y poeta. En los ochenta formó parte del Taller de literatura de la Casa de la Cultura, matriz, conducido por el novelista Miguel Donoso Pareja. Fundador del Taller y de la revista de creación LA MOSCA ZUMBA, de la que fue su director. Ha obtenido reconocimientos: Tercer Premio Concurso Nacional de Cuento Diario Ultimas Noticias, Quito, 1985; Segundo Premio, III Bienal del Cuento Ecuatoriano “Pablo Palacio”, 1995. También se ha hecho acreedor (1994, 1997) a dos premios nacionales de periodismo. En la contraportada de su volumen de cuentos, se señala: “con INSTRUCCIONES PARA LLEGAR AL ORGASMO, Buitrón Aguirre muestra una permanente búsqueda de nuevas formas expresivas.