Esta experiencia de enseñar y aprender (porque es mentira que el profesor no aprende de sus alumnos) fue tan enriquecedora y vital para mí que me la permito compartir con mis lectores.

Yo solo agradezco al maestro Abel por la invitación, a la UTPL por el cariño con el me acoge todos los años, a la especial ceremonia informal tan emotiva con la que se presentó mi libro Batallas Personales y, en especial, a los chicos y chicas que, ojalá, hayan podido aprovechar la pedagogía lúdica del taller y algo hayan aprendido de lo que conozco.

http://abelsuing.wordpress.com/2013/11/04/el-taller-de-redaccion-con-ruben-dario-buitron/