Cama pa tanta gente
Un profesor me contaba que más de 6.000 personas laboran en los actuales medios en el Ecuador.
El número se divide entre periodistas, estudiantes de la carrera y locutores.
A ello se añade otro dato importante: según la catedrática lojana María Isabel Punín, existen 26 facultades de Comunicación Social que ofrecen licenciaturas en Periodismo/Comunicación Social, Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Comunicación Audiovisual/Producción Audiovisual (http://www.razonypalabra.org.mx).
Si calculamos conservadoramente y suponemos que cada año se gradúan 20 periodistas, resultaría que cada 12 meses salen al mercado laboral 520 nuevos periodistas.
¿Hay “cama pa’ tanta gente”?
¿Hay lugar en los medios o en las instituciones públicas o privadas?
Me parece que no.
En esa medida, lo que corresponde a las universidades es, primero, permitir que se gradúen solo aquellos que realmente tienen vocación por el oficio (mediante un implacable rigor académico) y, segundo, orientarles a los jóvenes talentosos en función del uso que pueden dar a la nueva tecnología y las ventajas que tiene la legislación vigente.
Ya es posible que un periodista tenga su propia radiodifusora web, su portal de noticias o su canal de televisión por youtube, pero con un altísimo sentido de la calidad, la estética y la excelencia.
Hoy el Estado ofrece ayudas concretas, de tipo económico, a quienes presenten los mejores proyectos para constituir empresas audiovisuales.
Las salas de redacción de la prensa tradicional están abarrotadas y algunos grandes medios tienden, cada vez más, a reducir personal para bajar los costos de producción.
Desesperanzar esperanzando. Algo así hay que hacer con los futuros profesionales de la comunicación.
Diversificar es la única salida. Y puede ser la más enriquecedora para una sociedad que urgentemente necesita construir un lector crítico y un ciudadano mediático.
_________________
Twitter: @rd_bui
Ilustración de Nicholas Garlab