Kevin Corrado I

The Wall Street Journal, el legendario diario norteamericano, está considerado como un medio para público especializado en economía pero, en realidad, es una suerte de aula virtual para aprender el mejor periodismo posible.

¿Qué es el mejor periodismo posible? El que se basa en la profunda reportería de los hechos.

Recuerdo, hace pocos años, un texto excepcional del diario estadounidense The Wall Street: “Los indocumentados, empujados a un mundo más clandestino en Estados Unidos”.

El reportaje, firmado por la periodista Miriam Jordan, narraba la historia de Alba y Eugenio, dos inmigrantes mexicanos.

Padres de dos pequeños niños, no tienen visa de trabajo, aunque desde que llegaron a Minneapolis (Minnesota) hace más de diez años consiguieron empleos muy bien remunerados en una empresa de aseo.

Alba y Eugenio no pueden votar en las elecciones presidenciales estadounidenses, pero cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca, gracias al voto de latinos y marginados, ellos creyeron que vendría una época tranquila y reivindicativa para los inmigrantes.

Sin embargo, fue todo lo contrario.

Obama puso en marcha un proceso de auditorías a las empresas que contratan “ilegales”, pese a que estos realizan los trabajos que los estadounidenses se niegan a hacer (limpieza de baños públicos, cuidado de ancianos, por ejemplo).

Así, con Obama, se produjo el despido de cientos de miles de personas, muchos considerados excelentes trabajadores por sus patronos.

Un ejemplo: la cadena de comida rápida Chipotle Mexican Grill perdió 450 de sus 1 200 empleados. ¿Las consecuencias? Elevados gastos legales, creciente rotación de personal y clientes descontentos, pues “Chipotle ya no hace los burritos como antes”.

Según Jordan, la campaña gubernamental tuvo dos momentos: el uno, cuando los defensores de los derechos humanos creyeron que con Obama se eliminarían procedimientos de la era del lamentable ex presidente George W. Bush, con quien los inmigrantes sufrieron persecuciones, redadas y deportaciones en masa. El otro, desencantador, cuando empezaron las auditorías obamistas que generaron que los indocumentados fueran echados de sus empleos.

Jordan reveló que la situación hoy es más hostil que en la época de Bush. Hizo que el lector se indignara con el gobierno demócrata (supuestamente, menos inhumano que el republicano) y se conmoviera con la tragedia social.

El texto es redondo: abre y cierra con la historia de Alba y Eugenio, no pone adornos, hace un seguimiento pormenorizado del tema, da cifras exactas, datos clave y detalles humanos.

En cada párrafo sorprende. Hace pedagogía social. Escribe para el lector común y ayuda a entender la dinámica de la migración.

No opina ni toma posición, sino que hace lo que debe hacer. Eso es periodismo de excelencia.

________________________________

Twitter: @rd_bui

Ilustración de Kevin Corrado

Anuncios