CONTROL DE CALIDAD DE LOS MEDIOS

A partir de las sanciones de la Supercom a medios y periodistas se viene instalando en el Ecuador un debate que, bien conducido, traería notables y tangibles beneficios para la sociedad. Pero no estoy seguro de que exista la conciencia y/o la voluntad de conducirlo hasta donde debe llegar: a la construcción del ciudadano crítico.

La existencia de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), del Consejo de Regulación y de la Supercom son, por sí mismas, el primer aspecto esencial en una reflexión que empieza a ocupar importantes espacios en los medios de comunicación.

¿La Ley, el Consejo y la Supercom son represivas, controladoras y censuradoras? ¿Su existencia está generando miedo en la prensa y en los periodistas? ¿Está produciendo autocensura? ¿Está golpeando las libertades de expresión y de prensa?

Aparentemente sí, según un sector mediático y periodístico que ha venido planteando, desde hace cuatro años, cuando se empezó a hablar de la necesidad de la Ley, que con la autorregulación es suficiente. Llegaron, incluso, a acuñar un frase: “La mejor ley es la que no existe”.

Otro sector, sin embargo, defiende la necesidad de regulación y de vigilancia de cierto tipo de contenidos y saluda la vigencia de la LOC y de los organismos de control. Según esta posición, la libertad de prensa se convirtió en libertinaje y los medios acumularon demasiado poder como para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho a exigir calidad.

Pero, ¿está exigiendo ese derecho el el ciudadano? ¿Hay formas de saber que en el Ecuador se está formando un lector crítico, un radioescucha exigente, un televidente riguroso?

Me parece que este es el quid del debate.

Empecemos por señalar el peligro concreto de que sin una ciudadanía activa y participativa, que asuma como suyo el derecho a demandarnos a los periodistas y a los medios más calidad, nos quedaremos en un tutelaje político-institucional que no necesariamente represente a la sociedad.

He visto que las entidades de control se han acercado a los medios y a los gremios, en especial en las provincias pequeñas, pero me parece que ese no es el camino.

He escuchado al Superintendente decir que no quiere que desaparezcan los medios, sino que mejoren, en especial en cuanto se refiere al respeto a la dignidad de las potenciales audiencias, lectores, público.

Lo mismo, o algo parecido, he podido captar de las declaraciones públicas de los miembros del Consejo.

Del lado de los medios, en especial los privados, la percepción es totalmente adversa a todos esos criterios. Para ellos, según los organismos que los representan, en el Ecuador se están cerrando los espacios de libertad y cada vez es más difícil hacer periodismo.

Y vuelvo a la pregunta de los primeros párrafos, más directa: ¿qué estamos haciendo todos, quiero decir cada uno de los actores del proceso informativo y periodístico, para formar al ciudadano?

No es posible un debate si del un lado y del otro estamos cerrados a las bandas. No es posible un debate si no se admite que, quizás, el otro tenga la razón o cierta parte de razón.

Pero, sobre todo, no es posible el debate mientras lo que estamos presenciando es una lucha (ideológica, política, de poder) entre los organismos de control y los medios.

Ninguna de las dos partes debe olvidar su razón de ser, su deber ser. Y aunque lo que plantee parezca un sacrilegio, tanto unos como otros tienen la obligación de abrir espacios pedagógicos, intensivos, para contar con cientos, miles, millones de ciudadanos proactivos capaces de lecturas críticas de los contenidos.

Se necesitan millones de voces diagnosticando la realidad de los medios y millones de voces evaluando el trabajo de los organismos de control.

¿Cómo formarlas? Ese es el punto. Ahí está la clave del debate más allá de la coyuntura.

Porque esas voces, solo ellas, tendrán derecho a decir la última palabra.

Porque esas voces, solo ellas, tendrán derecho a exigir de los órganos de control y de los medios que en el país se produzcan los contenidos que quiere y necesita la sociedad para crecer.

 

 

 

Anuncios