Wladimir Fedodko
En el periódico del lunes: una foto donde la China Ruiz se mostraba sensual y graciosa junto al público: “Ella era animadora de Patomarte La Noche”, reciente programa de entrevistas conducido por Patricio Borja al repetido estilo de los espacios nocturnos de los canales estadounidenses.
Y el recuadro: “La última foto juntos”, en la que se la veía junto a su pareja, un actor de televisión.
Y la infaltable imagen policiaca: “Así quedó el jeep”.
Y el titular: “El país amaneció consternado por deceso de popular modelo y animadora de televisión”.
¿El periódico que publicó eso estará seguro de que “el país”, es decir, todo el país, “amaneció consternado” por la noticia?
¿Hizo alguna encuesta del porcentaje de ecuatorianos que conocían a Denisse y que se encontraban conmovidos por la tragedia?
Si no la hizo, ¿por qué tituló así?
Otro periódico publicó una fotografía del ataúd con el siguiente pie de foto: “Personas que se declararon admiradoras de la modelo se acercaron a los exteriores de la sala de velación”.
¿Qué se puede admirar de una modelo? ¿Su carisma? ¿Su cuerpo? ¿Su manera de actuar frente a la cámara de televisión? ¿Qué más?
Al día siguiente, la prensa engrandeció aún más el hecho, con signos de admiración incluidos: ¡Sepultaron a la “China” con una carta de su novio!
El pretítulo: “Una multitud despidió para siempre a la animadora de TV, Denisse Ruiz Espinoza”. ¿Cuánto es “una multitud”? Yo no lo sé. ¿Lo sabrán los reporteros que escribieron eso?
Las fotos: “Los padres, destrozados”.
Las dos notas de portada, en letras amarillas y rojas.
Una: “Su pareja, Leonardo Moreira, con quien se accidentó la madrugada del domingo en la vía a la Costa, envió una misiva desde el hospital, que fue leída en el funeral: “Ojalá fuera yo quien te acompañe”.
Dos: “El parte policial indica que ella conducía el vehículo en el que regresaban a Guayaquil tras una reunión. Tenía 1.90 grados de alcohol por litro de sangre, mientras que su pareja registraba 0.33, por lo que él está a órdenes de las autoridades”.
Al fin datos factuales, hechos. Y otro dato en las dos páginas con el gran titular: “¡Hasta siempre, Chinita!”: en la prueba de alcoholemia, practicada en la morgue, se registró un nivel muy alto.
Esta vez, con actitud periodística seria, el periódico precisa que el artículo 245 del reglamento de la Ley Orgánica de Transporte Terrestre permite un nivel normal de 0.3 grados. Ella tenía 1.90 grados en su sangre.
Pero este dato, el único investigado y concreto, el único periodístico publicado por Diario Extra, ya no importó a la gente.
La muerte de la “China Ruiz”, como si fuera una gran estrella de la televisión (o por falta de una en el Ecuador) se convirtió el lunes 26 de mayo de 2014 en Trend Topic en las redes sociales.
Pero, ¿se convirtió por sí mismo o porque cada medio, en especial, los espacios televisivos de farándula y chismes, competían por quién hablaba más, quién conocía más, quién sabía más de la “China” Ruiz?
Homenajes, lágrimas, recuerdos, comentarios en todos los programas de farándula de los canales de televisión abierta.
Los lugares comunes venían de todas partes:
“Duele en el alma perder a una joven talentosa justo cuando la vida la sonreía”.
“Estaba en la flor de su juventud y en el apogeo de su carrera”.
Hubo un tuit que debe quedar en la nefasta historia del sensacionalismo:

“Tenemos la información completa acerca del caso #ChinaRuiz… No se lo pierdan, 6pm canal 24, @ddfcanela DETECTIVES DE FAMOSOS”.

¿El “caso” China Ruiz? ¿Por qué llamarlo “el caso”? ¿Por qué darle ese tinte morboso a la información? ¿Qué más saben los supuestos “detectives de famosos”? ¿Por qué no respetaron su intimidad, el dolor de su familia, su dignidad, sus derechos?
Y los mensajes en twitter, que como decíamos convirtieron el tema en el más comentado del día en el Ecuador, tan patéticos como quienes los escribían:

Gaspar ‏@gabrielogabo 49 min
Yo tengo la bolsa de maquillaje de la @ChinaRuiz5 pero me lo voy a quedar para invocarla con la ouija. #ChinaRuiz nos conectamos luego.

Michela Pincay ‏@TeamMichelita 25 de may.
Cadena de Oración para @elchinomoreira Ecuador unido!!! #ChinoMoreiraDiosEstaContigo pic.twitter.com/IQDhnNtb1u #ChinaRuiz.

Trendinalia Ecuador ‏@trendinaliaEC 25 de may.
#Top3Apps mientras #ChinaRuiz se convertía en Tendencia Web 22% Twitter for iPhone 20% Twitter for Android 20%

Kiara Quinteros™수키에♡ ‏@GatiitaKGP 33 min
“@elcomerciocom: Desde la clínica, el novio de la #ChinaRuiz le escribió una carta» http://bit.ly/cartaChina -pic.twitter.com/O9mQyori8W”

Hasta un tuitero conocido, del cual guardo su nombre, se pronuncia con pena por “alguien que nunca conoció ni vio en la televisión, pero qué pena todo lo que dicen”.

Y eso. Solo eso: con razón, la familia de Denisse pide que se respete la intimidad de su hija, pero justo ahí el Ecuador patético aparece en sus dimensiones más chatas: la sensibilidad, la solidaridad y el respeto por el ser humano, por la persona llamada Dennise Ruiz Espinoza, perdidos en la vorágine del morbo, de las justificaciones, del dejar pasar la reflexión por las causas de la muerte, de la primicia, del “yo también la conocía” o de la patética nota farandulera de TV, ya sin periodismo de por medio, poniendo más leña al fuego de la especulación y el chisme con las vidas de los otros para llenar los vacíos de las vidas propias.
___________________
Ilustración de Wladimir Fedodko