hinchas o psicópatas
Se considera psicosis a todo trastorno mental en el que la pérdida de contacto con la realidad es evidente.
Y esa psicosis se expresa cuando ocurren eventos traumáticos, especiales, singulares o espectaculares que centran la atención del individuo y lo llevan a la obsesión.
En manos de un psicótico, el twitter se vuelve un arma letal para destruir, para calumniar, para ofender, para lanzar ideas descabelladas, para desfogar su rabia o su frustración.
El mundial Brasil 2014 está mostrando ese rostro desconocido del ser humano a nivel planetario, porque no solamente ocurre en el Ecuador, en donde jugadores como Michael Arroyo han sido agredidos de manera brutal y mientras más respondían los tuits les iba peor.
Con razón, mi colega Christian Espinosa decía hoy, en un encuentro casual que tuvimos en un local comercial, que el problema de Arroyo mostró que la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) no tomó las precauciones para instruir a los seleccionados nacionales sobre las actitudes que deberían tomar con sus cuentas de twitter cuando reciban mensajes violentos, amenazantes, racistas o degradantes.
El hincha, en cambio, lleno de pasión por el fútbol y amante de las emociones, tiene el equilibrio necesario para entender los hechos. Y aunque puede cometer lapsus twiteros elevando el tono o exagerando sus opiniones sobre una acción, un gol, una mala jugado o un resultado favorable o adverso, al final vuelve a su equilibrio natural.
Según el diario español El Mundo, que cita al portal 3AWorldWide, el Mundial Brasil 2014 se vive en las redes sociales y especialmente en Twitter, en donde los usuarios utilizan los hashtags o etiquetas en cada tuit.
Desde que comenzó el Mundial Brasil 2014, los comentarios, análisis, quejas y celebraciones no han dejado de acaparar las redes sociales, especialmente en twitter.
La agencia 3AWorldWide realizó un análisis de los hashtags o etiquetas más populares del evento futbolístico e indicó que más de 300 jugadores pertenecientes a los 32 países en el torneo tienen una cuenta activa en Twitter, a los que se sumaron millones de fanáticos. En el primer juego solamente, se produjeron 12,2 millones de tuits.
El hashtag #WorldCup ha sido el más utilizado a nivel mundial. Por ejemplo, solo en el primer día del Mundial, se generaron casi 1 millón 500 mil tuits con #WorldCup. A este, le siguió #Brasil2014 ese mismo día, con 758 mil tuits y #Mundial2014, con 394 mil aproximadamente.

Entre esos millones de tuits se deslizan miles de mensajes de gente psicótica que amenaza a los jugadores, a la selección o a sus rivales.
Gente que, parapetada en cuentas anónimas o dejándose ver sin ningún pudor, expulsa todo su veneno racista, discriminatorio, homofóbico, machista, morboso. Ya ocurrió con Michael Arroyo por un error que cometió frente a Suiza o con Pedro Quiñóñez cuando no fue convocado. O con los defensas cuando en el partido anterior íbamos perdiendo con Honduras.
Ahora que se viene el último partido de la selección ecuatoriana contra Francia, este miércoles 25, y aunque es uno de los juegos más difíciles de la historia de la Tri, tendríamos que desear que en las cuentas de twitter predominen los hinchas y no los psicóticos.
Pero sabemos que eso es pedir demasiado. Si los psicóticos sueltan todo su trastorno mental, harán mucho daño a la dignidad, autoestima, moral, valores y principios de los ofendidos, en especial si estos no se encuentran preparados anímicamente para la avalancha que se les podría venir encima, como reflexionábamos con Christian Espinosa.
El periodista Matt Presto, del portal Discovery, dice que “el deporte más popular del mundo revoluciona las pasiones y altera el estado de ánimo de quienes lo viven de manera intenta. Para ellos (…), un partido puede trasformar la jornada en el mejor de los regalos o en el castigo más eterno. El resultado, figura inexacta e incompleta, es el pretexto del que muchos se agarran para defender sus (pasiones) sin importar el contexto. El problema aparece cuando se vuelve difícil y ridículo levantar la bandera…”.
Si la Tri ganara, y eso es lo que esperaríamos la mayoría de ecuatorianos, el triunfo debiera ser de y para los hinchas que han sido leales y han creído en el equipo a pesar de los errores y las fallas que ha podido cometer.
Pero adelantémonos al futuro y seamos realistas: si la Tri perdiera y quedara eliminada, esos hinchas tendrán que hacer lo mejor que podrían realizar por el equipo que representa al país: ignorar, rechazar, bloquear, denunciar y no retuitear los mensajes que escriban los psicóticos que, seguro, derramarán toda su falta de sentido de la realidad, toda su violencia cerebral interna, toda su bilis.
_____________________
Fotografía: http://nipinxofutbol.blogspot.com/