benditofutbol
La mayoría de hinchas del fútbol ecuatoriano lleva altiva, en su frente, la etiqueta “el tuitero 123”.
Me recuerda cuando en el 2005 el presidente de la República, coronel Lucio Gutiérrez, negó que el pueblo estuviera en su contra y dijo que los que protestaban eran “tres o cuatro forajidos”.
De inmediato, los “tres o cuatro forajidos” empezaron a llamar a las radiodifusoras, enviaban mensajes de texto SMS (aún no eran tiempos tuiteros) y se identificaban más o menos así: “Soy el forajido 1704540879” (que era el número de su cédula) y daban su nombre.
Pocos días después, Gutiérrez enfrentaba masivas protestas en Quito y cuando la gente llegó a la Plaza Grande, huyó en un helicóptero y abandonó el poder.
No fueron “tres o cuatro forajidos”. Fue el pueblo que se cansó y tomó la decisión.
Cuando un abogado del presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga, anunció que demandará al dirigente de Liga, Rodrigo Paz, y “a 122 ciudadanos que en tuiter o Facebook ofendieron al presidente de la FEF”, ninguno de los presuntos delincuentes se quedó callado.
Por el contrario, explotaron en creatividad. Unos crearon el hashtag #DemándameCHIRIBOGA y, otros, #LárgateChiriboga.
El tuitero @JuanPablo_Farez recordó, tomando una imagen de la prensa, las razones por las cuales una mayoría de hinchas de la selección, que fracasó en el reciente mundial Brasil 2014 en medio de oscuras inculpaciones y verdades a medias, pide la salida de Chiriboga, quien ya ha amenazado que si lo siguen molestando se presentará en enero a las elecciones de la FEF. Si resultara reelecto estaría, al menos, 20 años al frente de la Federación.
Por eso, lo que hace @JuanPablo_Farez, con los datos del propio informe de la FEF sobre Brasil 2014, es tan importante para la reflexión colectiva.
Leamos las cifras:
-Nómina oficial de la Tri: 50 personas (entre futbolistas, cuerpo técnico y dirigentes).
-18 invitados aparecen en la lista “Dirigentes/Funcionarios/Auspiciantes, entre ellos Iván Hurtado, quien como presidente de la AFE no entra en las tres categorías mencionadas.
-Además, Selim Doumet y Patricio Miño, presidentes de Asoguayas y AFNA, en ese orden.
-También Nassib Neme, presidente de Emelec (él dijo que no aceptó viáticos y que pagó su viaje de ida y vuelta).
-34 familiares del cuerpo técnico y jugadores fueron invitados al Mundial.
-Los que más parientes llevaron a Brasil fueron el DR Reinaldo Rueda y su asistente Alexis Mendoza, con cuatro personas cada uno).
-32 nombres (no se los detalla) están en la lista de “Prensa y varias personas que pagaron” sus pasajes, alimentación y movilización en el Mundial.
-18 nombres se citan en el Anexo D de “Familiares de directores (dirigentes de la FEF) /Canjes/Varios”. Aparecen Mauricio Chiriboga, y Carlos Villacís Jr. (parientes de Luis Chiriboga y Carlos Villacís, presidente y vicepresidente de la FEF). También Carlos Coello como pariente de Carlos Coello. Además, Yadira Jiménez, familiar de Guillermo Saltos Guale.
-$224.600 gastó la FEF en viáticos de invitados al Mundial.
-$93.000 se pagaron en viáticos a otros trece altos directivos de la FEF por viáticos en 18 días en Brasil ($400 diarios para cada uno).
-$82.400 gastó la FEF en viáticos de dirigentes, funcionarios y personal de apoyo ($200 por día a cada una de las 16 personas).
-$73.800 recibieron los presidentes de clubes y asociaciones (o sus representantes) por 18 días. Cada uno recibió $100 de viáticos diarios.
Lo que puso en su tuit @JuanPablo_Farez es una síntesis del informe de la misma Federación Ecuatoriana de Fútbol.
Sobre esas cifras, algunas extrañas, otras desproporcionadas, otras sorprendentes, debe dar explicaciones el presidente de la FEF.
La estrategia de defenderse atacando quizás le dé réditos a Chiriboga en lo jurídico, pero cada día suma más hinchas en contra.
Peor ahora, que, por extraña coincidencia, el frágil Sixto Vizuete, otra vez DT encargado (que hace pocos meses se quejaba en twitter de que lo maltrataron en la FEF), no convoca ni a Jefferson Montero ni a Antonio Valencia, quienes después de la denuncia de Montero tenían mucho que hablar.
Es más, Montero advirtió que “en la próxima convocatoria les dirá en la cara a los que jugaron por la plata y no por la camiseta”.
¿Es eso lo que Vizuete o sus “jefes” quieren evitar? ¿Qué más sabe Montero cuando afirma que es una pena no poder decirlo todo?
Pero las cosas no son tan fáciles como para silenciarlas con dos “no convocatorias”. Los hinchas quieren que se aclare todo y hasta arriesgan la posibilidad de ser enjuiciados.
Porque cada vez son miles y miles de tuiteros dispuestos a jugarse su integridad y su dignidad porque entienden que ha llegado la hora de que resucite el fútbol profesional con un cambio de liderazgo en la FEF.
Son miles y miles de tuiteros que esperan una autocrítica del señor Chiriboga y un paso al costado de toda la dirigencia que ya cumplió su ciclo.
Son miles y miles. Y cada día crecerá el número de hinchas y ciudadanos que se identifiquen como “el tuitero 123”.
No habrá cárcel donde quepa tanta gente.
_____________________
Fotografía tomada de Bendito Fútbol