Etiquetas

, ,

Sharon foto II
No hubo medio de comunicación que pudiera escapar a la dictadura de las audiencias: la muerte de la cantante y actriz de televisión ecuatoriana conocida como Sharon, La Hechicera, conmovió a las redes sociales y sus seguidores, la mayoría de sectores populares guayaquileños.
El mismo domingo que se conoció del trágico fallecimiento de la artista, cuyo nombre real era Edith Rosario Bermeo Cisneros, todos los canales de televisión que cuentan con espacios informativos realizaron “flashes informativos” o notas que interrumpían la programación habitual.
En los noticieros nocturnos fue la primera noticia, con amplio despliegue, pero superficial y llena de elucubraciones (sería, podría, habría, tendría).
El morbo por conocer más y más de lo que había ocurrido crecía y los canales de TV, públicos y privados, no podían dejar de complacer ese morbo que cuando se desborda tiene los efectos de un tsunami.
¿Era necesario dar tamaña dimensión a la muerte de Sharon, una artista que quizás se esforzó mucho por ser mejor pero que nunca llegó a tener niveles de alta calidad, aunque sí era muy popular en sus presentaciones?
¿Cómo midieron los directores de información de los medios televisivos el interés de sus audiencias?
Funcionó, como siempre, el efecto de que si la competencia lo hace los otros también deben hacerlo para no quedarse atrás?
¿Qué tipo de valoración de la noticia existe dentro de esos medios?
¿Hubo un real interés humano por el caso o el tsunami mediático fue tan fuerte que pocos ciudadanos lograron escapar de la curiosidad, mucho más cuando esta curiosidad fue alimentada por un tuit en el que el ministro del Interior, José Serrano, sugirió la posibilidad de un femicidio y no un simple accidente de tránsito?
Otro tuit, este muy inopotuno del gobernador del Guayas, Rolando Panchana, sugería que Sharon era simpatizante del movimiento gobernante e invitaba a sus seguidores a que se afiliaran a Alianza País. Hoy, un día después, el gobernador asegura que él no ha enviado ese tuit y que “está investigando”.
Panchana, sin embargo, tuvo una intuición que le dio resultado: calculó que miles de personas querrían asistir al sepelio y consiguió que se adecuara el coliseo Paladines Polo.
Al día siguiente, lunes 5, los ecuatorianos reanudaban sus cotidianidades luego de un largo feriado, los canales de TV insistían en sus versiones, algunas contradictorias y contrapuestas con las otras, y todos los diarios, tanto los privados como los públicos, decidieron que la muerte de Sharon era noticia de portada.
De nuevo, la pregunta. ¿Qué chip funcionó en las cabezas de los jefes de redacción o editores de los periódicos para que la muerte de Sharon fuera una noticia tan relevante?
Como siempre, se recurrió a los tópicos: que la muerte de Sharon enlutó al país, que el misterio ronda el fallecimiento de la artista, que Sharon murió en un confuso accidente…
Los tópicos en las crónicas también aparecieron:

“La Hechicera no se va’, gritaron sus fanáticos. Unos con flores blancas y otros con amarillas. Aproximadamente unas 1.000 personas acudieron al coliseo Voltaire Paladines Polo para acompañar a los familiares de la cantante ecuatoriana Sharon, cuyo féretro llegó desde la provincia de Santa Elena, cerca de las 22:00, pero que se demoró en llegar al Coliseo hasta formolizar el cadáver. Mientras los familiares de la artista se ubicaban en la cancha de coliseo, en los graderíos los fanáticos gritaban: “justicia”, “la Hechicera no se va”, entre otras expresiones de dolor por el inesperado deceso. Se planea un homenaje para la cantante en Durán mañana a las 16:00. El sepelio se planea para el martes a las 10:00 en el camposanto Parque de la Paz, del mismo cantón donde nació (….)”. (Diario El Universo)

“Las butacas del Coliseo Cerrado de Guayaquil comenzaron a llenarse desde las 17:00. También los graderíos en lo alto y la zona de la cancha, donde aguardaba una cruz de madera junto a dos ramos de rosas frescas. El Voltaire Paladines Polo, en el norte de Guayaquil, es el último escenario que la cantante Sharon ‘la hechicera’ visitará. “Este será su último concierto”, dijo desde un asiento en primera fila Mayra Díaz, con una rosa blanca en sus manos. “Me gustaba mucho la canción del pimpollo”, recordó de inmediato entre risas. Ella y su hermana Carolina llegaron desde el suroeste de la ciudad al velatorio de la diva de la tecnocumbia. Se enteraron de la noticia de su fallecimiento por la tarde, buscaron ropa de luto y estarán hasta pasada la medianoche, despidiendo a la artista. Un cortinaje sobrio cubre la puerta principal del coliseo. Afuera, vendedores como Lissette Pastuña, ofrecían rosas blancas a USD 1 para despedir a Edith Bermeo Cisneros, la popular Sharon”.
(Diario El Comercio)

“A una cuadra del anfiteatro, desde el patio de una vivienda, sonaban las canciones de la cantante conocida como ‘Sharon, La Hechicera’.
La artista, cuyo nombre verdadero era Edith Rosario Bermeo Cisneros, de 38 años, falleció la madrugada de ayer en un accidente de tránsito ocurrido en el kilómetro 12.5 de la vía San Pablo, en la Ruta del Spondylus.
Hasta pasadas las 16:00, el cuerpo continuaba en el Anfiteatro Municipal del cantón Santa Elena, en la provincia del mismo nombre.
A primeras horas de la mañana las versiones eran diversas: unos aseguraban que había sido un accidente, mientras que otros comentaban que existía algo extraño y sospechaban de su conviviente, Geovanny López.
El hombre se defendió ante las cámaras de televisión y sostuvo: “el carro está intacto, (ella) venía manejando, abrió la puerta y no se fijó en que un carro venía a velocidad y la arrolló”.
Lo primero que se conoció fue que el Sistema Integrado de Seguridad ECU-911 recibió 6 llamadas de alerta del incidente.
‘Sharon’, según el reporte, fue atropellada por un vehículo cuyo conductor escapó en el mismo. La cantante fue trasladada al hospital Liborio Panchana Sotomayor (cerca de la morgue), donde se confirmó que había fallecido.
Agentes señalaron que el automotor que la embistió presuntamente fue un Mitsubishi Montero blanco, con placas GMH-710 (…)”.

(Diario El Telégrafo).

El periodista y docente argentino Julián Gallo analiza el fenómeno en el libro “Nuevos desafíos del periodismo”. Dice que en este tipo de episodios, y cada vez con más fuerza en muchas noticias que circulan en las versiones off-line y on-line de los principales medios, la prensa inhala “la droga de la audiencia”.
Es un círculo interminable: periodistas y ciudadanos alimentan a Twitter, los mensajes se reproducen y se retuitean, las versiones corren y se multiplican y el suceso se convierte en “Trend Topic”, es decir, el tema más comentado y seguido del día en TW.
Si esa es la nota que logra mayor cantidad de twitts, hay que convertirla en noticia. Esa es, como dice Julián Gallo, la droga de la audiencia:
“Los medios de noticias (…) ya no tienen ninguna posibilidad de no hacer lo que quieren sus lectores. Perderían inmediatamente -su público y se cambiarían a otro (NDLR)-, perderían su sustentabilidad económica y desaparecerían (…).
“Llegará el momento en que los medios masivos se perfeccionarán y serán cada vez más masivos, y por tanto más rudos y vulgares, contribuyendo a profundizar la vulgaridad innata de la audiencia masiva.
“Nada de esto es del todo nuevo, ahora simplemente es peor. Lo que estamos viendo son los síntomas destructivos que produce esa sustancia hiperrealista que somete a los medios, a los editores, a los periodistas y a los anunciantes. Esa droga adictiva se llama “audiencia” y una vez que se la prueba nos devora siempre”.

Citado por el mismo Julián Gallo, Pierre Bordieu, en su ensayo Sobre la televisión, que en este caso se extiende a la prensa escrita y radial, dice que este fenómeno de la única agenda de todos los medios se produce porque “en los comités de redacción se pasa buena parte del tiempo hablando de la competencia, de los otros, y en particular de que han hecho o dejarán de hacer”. Y, por tanto, nosotros también…
¿Quién ganó el Óscar ecuatoriano a la cobertura más patética sobre los hechos que sucedieron alrededor de la muerte de Sharon?
¿Qué canal de televisión fue el que más especuló?
¿Qué periódico fue el que más intentó “conmover” a sus lectores?
¿Con base en qué criterios lo convirtieron en la noticia más importante de comienzos del 2015?
¿Qué tuiteros fueron los que generaron más mensajes sin tener certezas de lo que ocurrido?
Que juzgue el lector después de mirar los noticieros de TV, chequear los “timeline” en Twitter y revisar las portadas de los periódicos de hoy.
______________________

Lea también: La muerte de la China Ruiz y la decadencia de la prensa rosa
https://rubendariobuitron.wordpress.com/2014/05/27/la-muerte-de-la-china-ruiz-o-como-la-farandula-ecuatoriana-muestra-sus-escasos-niveles-de-calidad/

Anuncios