Etiquetas

, , ,

Michal Macku (Nigeria)
Los 2.000 muertos a manos de terroristas contra la población de Baga no fueron noticia.
Al fin y al cabo, Nigeria está sumida en el caos y en un sinnúmero de guerras civiles desde hace décadas. ¿Por qué, si no son ni “civilizados ni occidentales, como nosotros”, debería importarnos?
No fueron noticia, al menos, en la misma medida en que la prensa mundial, controlada por los poderes hegemónicos (no hay que olvidar que la mayoría de agencias internacionales de noticias son estatales/gubernamentales), no desarrolló con igual meticulosidad y seguimiento lo ocurrido en París.
Morían desde el mismo día en que se mataba a 12 personas, entre ellos los cuatro caricaturistas más famosos de la agresiva revista satírica Charlie Hebdo, en la capital francesa, que hacía gala de un flagrante abuso de la libertad de prensa y cuyo crimen se responsabilizó, sin mayor investigación, a presuntos terroristas musulmanes sin que hasta ahora el caso haya sido aclarado ni se conozcan los motivos de fondo del ataque.
Los presuntos terroristas de París están muertos y uno de los policías que intervino en la represalia contra ellos apareció el domingo como si se hubiera suicidado. ¿No habría que atar algunos cabos sueltos allí? ¿Se quiso borrar del mapa a los protagonistas para callarlos porque, en realidad, el ataque a Charlie Hebdotiene otras intenciones geopolíticas futuras contra los islamistas?
Aquellos 2.000 nigerianos morían por las balas y la tortura y los abusos sexuales de militantes de Boko Haram, un grupo rebelde separatista, que abrió fuego contra dos mil personas inocentes de pueblos del norte de Nigeria, dejando cuerpos esparcidos por todas partes, según un comunicado en tono de desesperación de Amnistía Internacional (AM), que sentía, frustrada, cómo el mundo se centraba en París y no en un país africano del que muy pocos conocen su historia y al que muy pocos les importa lo que allí ocurra.
“El ataque a Baga y a los pueblos de los alrededores parece ser el acto más mortífero de Boko Haram“, manifestó AM en un comunicado.
AM dice que los terroristas disparaban desde camiones y vehículos blindados que la matanza, que ninguna autoridad mundial ni religiosa ni política ni de las Naciones Unidas pidió detener.
Al llegar, los terroristas descargaron motocicletas y persiguieron a los residentes que huyeron hacia un monte disparánles a quemarropa, dijo Baba Abba Hassan, jefe de distrito local.
Los cadáveres están apilados en el área de basura y todavía no es seguro ir a recogerlos para enterrarlos”, afirmó Musa Bukar, presidente del gobierno local donde se encuentra Baga.
“Algunas personas que se escondieron en sus casas fueron quemadas vivas”.

UN ATAQUE DE CINCO DÍAS
En el atentado, que según AM comenzó el 3 de enero, cientos de hombres armados se apoderaron de la ciudad de Baga y pueblos vecinos, así como una base militar multinacional.
Los ataques comenzaron al amanecer y continuaron jueves, viernes y fin de semana. Y nadie, ninguno de los presidentes y poderosos mandatarios (algunos de estados terroristas como Israel o la presidenta de Alemania o el jefe de estado francés) que desfiló en la marcha dominical en París con la consigna “Yo soy Charlie Hebdo” se puso, metafóricamente hablando, la camiseta de “Yo soy Baga, yo soy Nigeria”.
Aunque las autoridades locales dieron cifras de muertos en el conflicto, coincidieron en la enorme cantidad de víctimas mortales. Hasta se contabilizan 2.000, pero muchas más personas murieron en los ataques a 16 pueblos.
La tragedia en Nigeria, que viene ocurriendo desde principios del nuevo siglo y que ha sido silenciada por los grandes medios (es una nación productora de petróleo y tiene los más altos índices de corrupción administrativa del mundo), ha producido hasta ahora 300,000 personas desplazadas.
Tras el ataque de la semana pasada, cerca de 20.000 acamparon en la ciudad de Maiduguri, capital del estado de Borno.
Los líderes locales hacen arreglos para transportar otros 10.000 de la ciudad de Monguno, a 60 kilómetros de Baga. Algunos residentes huyeron a los países vecinos de Camerún y Chad.
Amnistía Internacional dice que “si los informes de que la ciudad fue arrasada y que cientos o incluso hasta 2.000 civiles perdieron la vida son ciertas, esto marca una escalada preocupante y sangrienta de la embestida constante de Boko Haram contra la población civil”.
Boko Haram ha aterrorizado el norte de Nigeria regularmente desde 2009, atacando a la policía, escuelas, iglesias y bombardeando edificios gubernamentales.
También ha secuestrado a estudiantes, incluyendo más de 200 alumnas que fueron raptadas en abril y permanecen desaparecidas.
Ni siquiera por los periodistas locales, los medios locales, los noticieros locales, que no parecen conocer nada o casi nada lo que hace años viene ocurriendo allí y que no les preocupa para nada estudiar el tema y convertirlo en relevante. Nos quedamos atrapados entre lo aldeano, el rumor, el insulto al opositor y lo politiquero.
Mientras tanto, todas aquellas víctimas, muy pobres y abandonadas a su suerte por el desgobierno de su país, no tienen en el mundo quién diga por ellas Yo soy Nigeria.
____________________
Fotoilustración de Michal Macku