Etiquetas

, , , , ,

Troll Miguel Ángel Santos foto

Una persona que en redes sociales inicia charlas solo para fastidiar a otras personas, o te insulta y se indigna por lo que posteas, busca que los usuarios de internet se pongan emocionales, reactivos.

O acaso simplemente te reporta sin razón en una página -o darte ese primer dislike en Youtube, solo por gusto-… ese es un trolly hay más.

Es probable que conozcas a muchos de ellos y, a veces, intentar comprender sus motivaciones puede resultarte frustrante.

Ya existen estudios que han investigado qué es lo que hay detrás de ese tipo de conductas: “Más allá del vandalismo: trolls de Wikipedia“, publicado en Journal of Information Science, y “Los trolls solo quieren divertirse“, difundido en Sciencedirect.

“Más allá del vandalismo…” es un intento por identificar los comportamientos y motivaciones de los trolls en la plataforma Wikipedia.

Luego de ser comparados y contrastados con los hackers, la práctica troll es definida como una forma de piratería informática.

El estudio muestra, además, que el aburrimiento, la necesidad de atención y el deseo de venganza son las principales motivaciones de un troll.

Asimismo, en el contexto de Wikipedia -que fácilmente podría extrapolarse a otros campos web-, los trolls consideran este lugar como un espacio de entretenimiento, y encuentran placer en causar daño a la comunidad y a otras personas. Tienen acciones repetitivas, intencionales y destructivas, a veces con identidades virtuales ocultas, anónimas.

La oscura triada

“Los trolls solo quieren divertirse” se basa en dos encuestas en línea, en los que se entrevistó en total a 1.215 personas.

Los encuestados completaron inventarios de personalidad y un estudio sobre el estilo de sus comentarios en la internet.

En general, surgieron asociaciones positivas fuertes entre la frecuencia de comentarios, el disfrute del trolling y la identidad del troll.

Ambas encuestas en línea revelaron patrones entre el trolling y una triada oscura de la personalidad: sadismo, la psicopatía y el maquiavelismo.

De estas tres, el sadismo mostró las asociaciones más sólidas con trollear.

El disfrute de otras actividades online, como chatear y participar de debates, no estaban relacionados con el sadismo.

El “cyber-trolling” entonces aparece como una manifestación de sadismo cotidiano.

__________________

Tomado de redaccion.lamula.pe 

Ilustración de Miguel Ángel Santos