Etiquetas

, , , , , ,

foto Desert Dancer

Si tienes ganas de ir al cine te hago una propuesta: no vayas a ver “Bailando por la Libertad”.

Es un bodrio propagandístico, muy mal hecho, de politizados productores ingleses y estadounidenses contra Irán.

La ridícula sinopsis dice:

“Bailando por la libertad es la conmovedora historia real de Afshin Ghaffarian, un joven iraní que llegó hasta las últimas consecuencias para cumplir su sueño: bailar.

“En compañía de sus amigos, Afshin aprendió los movimientos de Michael Jackson, Gene Kelly y Pina Bausch, entrando clandestinamente a YouTube en medio de las agitadas elecciones presidenciales de 2009 en Irán.

Con la libertad de expresión amenazada y cuando bailar fue prohibido en un país que antes contaba con reconocidas compañías de ballet y danza contemporánea, este joven encontró en su cuerpo la herramienta para declarar su libertad”.

Pero cuando Irán contaba con “reconocidas compañías de ballet y danza contemporánea” reinaba el Sha, aliado de Estados Unidos y uno de los peores presidentes de la historia de este país.

Irán, supuestamente, gozaba de libertad al estilo occidental, pero a un costo muy alto: el Sha construyó un imperio personal y era una de las estrellas de la farándula internacional gracias a las fiestas donde los invitados eran los líderes de la corrupción mundial.

Recordemos algo de esa historia que nos quieren ocultar:

“En 1953, el primer ministro Mohammad Mosaddeq, fue expulsado del poder al intentar nacionalizar los recursos petrolíferos, en una operación orquestada por británicos y estadounidenses (de los mismos países que hacen la película).

“La inteligencia británica logró convencer al gobierno de los Estados Unidos que Mosaddeq era comunista, y en 1953 la CIA ejecutó la Operación Ajax, quitó del poder a Mosaddeq e impuso un gobernante favorable a los Estados Unidos.

“Esa operación causó movimientos violentos, la mayoría financiados por la CIA para deponer al presidente, y terminó con 300 muertos. La operación tuvo éxito, Mosaddeq se rindió y fue arrestado el 19 de agosto. Fue enjuiciado, acusado de traición y sentenciado a tres años de cárcel.

“En 1955 se firmó el pacto de Bagdad. El Sha, con el apoyo de Estados Unidos y el Reino Unido empezó la modernización de la industria del país pero, al mismo tiempo, eliminó toda oposición a su régimen con la ayuda de la agencia de Inteligencia SAVAK.

“Su principal opositor fue el Ayatolá Ruhollah Jomeini, muy popular entre los círculos religiosos del país, arrestado y encarcelado durante 18 meses. En 1964, cuando salió en libertad, criticó a EE.UU. por el apoyo dado al régimen autocrático del Sha, se exilió en Turquía y terminó en París, desde donde siguió su critica al régimen. En 1967 se produjo la solemne coronación como emperadores de Reza Pahlevi y su esposa Farah Diba.

“El Sha intentó consolidar a la burguesía y desarrollar la industria, pero la corrupción y las desigualdades sociales aumentaron, lo que provocó una crisis que empezó en agosto del año 1977.

“La revolución dio comienzo en enero de 1978 con manifestaciones en contra del Sha. La revuelta se había generalizado ya para septiembre de 1978, promovida por Jomeini desde el exilio.

“El Sha Mohammad Reza Pahlevi incrementó sus poderes dictatoriales con el apoyo de los Estados Unidos, que le consideraba su mayor aliado en la zona.

“El Sha huyó de Irán en enero de 1979. El 1 de febrero siguiente el ayatolá regresó a Irán desde su exilio, el ejército se declaró neutral después de que las guerrillas y los rebeldes sobrepasaran el número de tropas leales al Sha e Irán se convirtió en República Islámica el 1 de abril de ese mismo año, cuando el pueblo aprobó el referéndo con una elevada mayoría”.

Nada de eso nos cuenta esta película, hecha en Gran Bretaña, la cual supuestamente está “basada en una historia verdadera”.

El director es el intrascendente Richard Raymond, quien hace un filme teledirigido ideológicamente para repetirnos las mentiras de siempre, que son un lugar común de la geopolítica: en Irán te cortan el dedo si lo alzas para opinar y los islamistas son unos monstruos intolerantes.

El filme es protagonizado por Nazanin Boniadi, Freida Pinto (la estrella de “Slumdog Millionaire”) y Tom Cullen.

¿Conclusión? Plata botada.

En la sala de cine de al lado estaba la bella Charlize Theron en la pelìcula “Mad Max” (Furia en la carretera) actuando de zombie. Quizás habría sido más entretenido ver a la diva convertida en muerta viviente.

Porque, en este caso uno sabe, de frente, que es mal cine y que es pura ficción.