Etiquetas

, , , , , , , ,

foto qué les pasa a los periodistas III

Es la pregunta que me hago estos días tras ver las transmisiones por TV del paso del papa Francisco por Ecuador y Bolivia por las cadenas CNN y NTN24. ¿Me volví muy exigente? ¿O es que ya estoy en el tiempo del “viejo chocho, cascarrabias? Consultaré con mi almohada.

La regla era (y parece que ya no lo es) que un periodista debe  documentarse sobre el hecho que va a cubrir. No dejar nada a la improvisación, sobre todo en televisión donde “piedra y palabra suelta no tienen vuelta”.

Una visita de un Papa a un país no es un hecho repentino. Se lo anuncia con meses de anticipación, por lo que son imperdonables los errores. Quizás lo mejorcito fue la cobertura por el veterano José Levy, el corresponsal de CNN en Jerusalén.

Cuando el viento le voló al Papa el solideo en Quito, el joven reportero habló de la gorrita. Insistió en que la misa era en los “Sámanes” cuando se trata de los Samanes. Se refirió al “bastón” papal, cuando lo apropiado es el báculo. Destacó el singular “atuendo” de Francisco en vez de especificar que era la casulla.

En NTN24 la reportera dijo que el Papa rendiría tributo al sacerdote Luis Espinal en la “zona de Acachilaca” por la de Achachicala. Sorprendente fue que la corresponsal de CNN en La Paz dijera que los restos de Espinal están aún desaparecidos, cuando reposan en el cementerio desde hace 35 años.

Desde Atlanta, el moderador, Camilo Egaña, dijo que Espinal fue asesinado por la dictadura del general Hugo Bánzer Suárez, cuando en verdad el hecho se produjo años después, poco antes de que asumiera el dictador Luis García Meza, actualmente encarcelado.

A la llegada del Papa a Santa Cruz, la corresponsal de NTN24 informó que más de 1.500 músicos interpretaban “música clásica”, cuando en realidad se trataba de chobenas y taquiraris, tan propios de la región oriental boliviana. Su moderador en Bogotá trató de comparar la altura de La Paz con la de Santa Cruz y enmudeció.

El viernes en la cárcel de Palmasola la reportera de NTN24 anunció que el Papa se aprestaba a celebrar una misa, cuando no se veía el altar en ninguna parte. La guinda fue cuando dijo que el Papa le dio un abrazo “maternal” a un niño. ¿No era más fácil decir paternal? ¡Ah! El papá no llegó a Uruguay, sino a Paraguay.

Y la versión en inglés de CNN no fue mejor. El periodista dijo (y espero no maliciosamente) que el Papa critica al capitalismo pero come en Burger King… En Santa Cruz la misa papal se realizó en la Plaza del Cristo Redentor y la multinacional, por estar más cerca del altar, gustosamente cedió su local para que se lo acondicionara como sacristía. ¿No lo sabía, Mr?

Finalmente, pido disculpas a mis amigos que me pidieron que escribiera sobre el “crucifijo comunista”. Cientos lo han hecho, mayoritariamente condenándolo como un acto de irrespeto de Evo Morales al Papa. El padre Federico Lombardi, vocero del Papa, dijo que él “no lo pondría en ningún altar”.

La entrega del “crucifijo” no fue publicada por El Nuevo Herald de Miami que recurrió a una nota que pudo ser escrita 24 horas antes. ¿El principal diario en español de Estados Unidos cierra su edición a las 9 de la noche?

La foto se ha hecho viral en el mundo, con la misma velocidad del rodillazo que le aplicó Morales a un adversario hace algunos años en un partido de fútbol en La Paz. Una lástima que se hable tanto de Bolivia por estos hechos. ¿Es o no es verdad? (Perdón, padre José Gramunt SJ. por plagiarle el título de sus editoriales).

_____________________________________________

Tomado del blog de Hernán Maldonado. Es periodista. Ex UPI, EFE, dpa, CNN, El Nuevo Herald. Por 43 años fue corresponsal de ANF de Bolivia.