Etiquetas

, , , ,

foto relaciones públicas

INTERFERENCIAS AL PERIODISMO (I)

Cuando las instituciones públicas o privadas creen tener el poder de determinar cuándo y cómo se deben cubrir los asuntos de interés ciudadano, parecen creer que el poder les pertenece y que será eterno.

Nada más lejos de la verdad.

El poder es efímero.

Y lo es más cuando quienes deben rendir cuentas a la sociedad no lo hacen.

INTERFERENCIAS AL PERIODISMO (II)

Los periodistas cumplimos nuestro deber de indagar e investigar lo que la gente quiere saber.

No lo hacemos con intenciones personales o por hacer daño a una institución, sino porque es nuestro deber, así como es la obligación ética de las instituciones públicas dejar de hacer propaganda, transparentar su trabajo y no impedir la labor mediática.

INTERFERENCIAS AL PERIODISMO (III)

Al  contrario de lo que se puede creer en las entidades públicas, que funcionan gracias al aporte tributario ciudadano, impedir el trabajo periodístico deteriora su imagen y despierta suspicacias, sospechas y preguntas.

A la larga, eso repercute, podemos asegurarlo, en que la gente pierda la confianza y se arrepienta de haber votado el líder de la institución, por lo general un político que aspira a quedarse en su puesto o que aspira a más jerarquías en el Estado.

INTERFERENCIAS AL PERIODISMO (IV)

Quienes pretendan hacer un trabajo de Relaciones Públicas sin sentido político, sin entender que en su institución y en su rol se deben a la gente y que esta es su única razón de ser, no entienden que no se puede jugar con la credibilidad institucional bloqueando el acceso a la información que, además, es un derecho de los periodistas y de los ciudadanos.

Tengan cuidado y despierten los líderes y los relacionistas públicos que este momento creen ser poderosos.

Al final, los ciudadanos juzgan, valoran y votan (o botan, también).