fotografía The New York Times

Los medios de comunicación se han visto inmersos en una serie de cambios disruptivos con la llegada de las nuevas tecnologías y la irrupción de las redes sociales.

Es por eso que muchos de ellos se han ido adaptando a medida que esa evolución se iba produciendo, mientras otros deberán enfrentarse en este momento a la crisis económica, la aparición de los medios digitales y el crecimiento en el uso de los smartphones.

Es por eso que The New York Times ha creado el comité 2020 Group, encargado de supervisar los cambios a los que deberá enfrentarse el conocido periódico en los próximos años.

“La redacción tendrá que cambiar de manera significativa, con rapidez y sin miedo” señaló Dean Baquet, Editor Ejecutivo del diario neoyorkino en su último memorándum.

Unos cambios que se vienen produciendo desde 2008, cuando comenzaron los despidos en la redacción que está formada por 1.300 profesionales.

Sin embargo, desde The New York Times admiten que no han sabido adaptarse suficientemente rápido a los tiempos, a pesar de que se han producido avances en áreas como el vídeo, gráficos y medios de comunicación social así como rentabilizar el cobro por las suscripciones a la edición digital, con más de un millón de abonados y unos ingresos de 200 millones de dólares.

El plan de renovación de The New York Times

Voceros del comité han adelantado algunos de los cambios que va a llevar a cabo el 2020 Group próximamente, como es la desaparición paulatina de algunas columnas de opinión entre las que no se encuentran las míticas About New York de Jim Dwyer y Big City de Ginia Bellafante.

Pero ha sido la forma de trabajo de la redacción de The New York Times la que ha sufrido la transformación más drástica en los últimos meses, sustituyendo la conocida reunión matinal de los editores Page One por un encuentro a las 9:30 donde se discute sobre las noticias más importantes del día, cómo deben tratarse y cómo se pueden difundir digitalmente.

El diseño de la portada se trata en una reunión a las 15:30 con Susan Chira, una de las cuatro editoras ejecutivas del periódico.

También se quiere apostar por contenidos más internacionales, lo que supondrá un cambio en las secciones y una reinvención en la manera de cubrir las informaciones, para lo que se va a intentar reforzar el área de gráficos, utilizar vídeos e introducir nuevas tecnologías como la realidad virtual, apostando por un periodismo visual.

The New York Times quiere ampliar su target convirtiéndose en el diario de cabecera de los lectores más jóvenes, habituados al uso de los dispositivos móviles y redes sociales, por lo que además se encuentra en pleno proceso de rejuvenecimiento de su plantilla.