Rubén Darío Buitrón

¿FELIZ DÍA DE QUIÉN? I

Cada 5 de enero del año los periodistas ecuatorianos festejan el Día del Periodista como si fuera el Día de la Madre o el Día del Amor o la Navidad. Se cruzan felicitaciones. Se envían memes. Se celebra con pequeños o grandes ágapes en las empresas mediáticas. Alguien hace un brindis. Los gremios entregan premios a los periodistas más antiguos solo por ser antiguos, como si los años fueran un mérito y no la calidad o la excelencia.

¿FELIZ DÍA DE QUIÉN? II

Muchos periodistas -y de eso puedo dar fe, porque lo he preguntado y he investigado- no saben que el 5 de enero es en el Ecuador el Día del Periodista porque en esa fecha apareció, por primera vez, un periódico subversivo dirigido por el científico, médico e intelectual Eugenio de Santa Cruz y Espejo. “Primicias de la Cultura de Quito” no pudo aparecer más que cuatro o cinco números, pero estremeció al poder realista español.

¿FELIZ DÍA DE QUIÉN? III

Como consecuencia de la lucha abierta y frontal de Eugenio Espejo, quien además era un activista social y un motivador político, los delegados del imperio español, que dominaba una amplia región de las Américas, persiguieron al ilustre quiteño hasta detenerlo y encerrarlo en una mazmorra, donde meses después murió por las pavorosas condiciones antihigiénicas del lugar.

¿FELIZ DÍA DE QUIÉN? IV

Los nuevos periodistas tienen que conocer que este día no es una fecha comercial como el Día del Padre o el Día del Árbol o la ceremonia del Óscar. Es el día en que empezó la lucha un patriota, un héroe que se inmoló por la libertad y la felicidad de los ciudadanos explotados, maltratados y pobres. El Día del Periodista es para commemorar. No para festejar, brindar, emborrarse y llenarse de medallas y diplomas. Es para entender al oficio desde su lado más doloroso y desde el antipoder: el crimen a quien no calla.

Anuncios