radio-y-publicidad-electoral

Rubén Darío Buitrón *

UNA LIMOSNITA, POR FAVOR (I)

Una de las asesoras de comunicación de un candidato (póngale cualquier nombre) a las elecciones presidenciales y legislativas del próximo 19 de febrero toma el teléfono, marca y pide a la persona que responde al otro lado de la línea hablar con el director y, casi siempre, dueño de la radiodifusora. Ella, muy amable y tratando de ser lo más profesional, le solicita al director/dueño de la estación un espacio en alguno de sus programas informativos para que el candidato sea entrevistado por los locutores y exponga su plan de trabajo.

UNA LIMOSNITA, POR FAVOR (II)

La asesora de comunicación termina de hablar y escucha un misterioso silencio de fracciones de segundo. El director/dueño de la estación radial le responde con una voz en tono tajante, ríspido, duro y le pregunta: ¿Su candidato ha pautado publicidad electoral en mi radio? Ella le responde, con sinceridad, que no, porque los recursos económicos que maneja la campaña no les ha permitido, lamentablemente, poner cuñas en todas las estaciones y distribuir los fondos a la mayor cantidad de medios.

UNA LIMOSNITA, POR FAVOR (III)

La asesora de comunicación mira de reojo a sus compañeras y trata de explicarle al director-dueño que vivimos en un país democrático -al menos, eso dicen- y que, por tanto, todos los candidatos, pauten o no pauten publicidad electoral en uno u otro medio de (in) comunicación, tienen derecho a que se les entreviste y que todas las radios, canales de televisión, periódicos, revistas y portales web están en la obligación de ser plurales, equilibrados, objetivos, imparciales y otros etcéteras.

UNA LIMOSNITA, POR FAVOR (IV)

La asesora cierra el teléfono. Su rostro expresa una mezcla de sentimientos y sensaciones: frustración, impotencia, rabia, indignación, orfandad… No hay a qué institución quejarse. ¿Al Consejo Nacional Electoral? ¿Para qué, si la respuesta es absolutamente previsible, pues fue el mismo Consejo el que puso las reglas, los montos, las restricciones y generó estos desencuentros entre quienes trabajan por la democracia y quienes a cambio de “conceder espacios” piden una limosnita, sin un ápice de ética ni moral periodísticas?

________________

*La fotografía de este post solamente es representativa e ilustrativa. No tiene ninguna relación con el caso denunciado.