EL YO Y EL NOSOTROS (I)

El paso del discurso y la retórica a los hechos es como atravesar una delgada cornisa, con el único sostén de la pared que tienes detrás, con el miedo de dar el primer salto, casi a ciegas, para enfrentarse a la realidad e intentar llegar al otro lado, donde está la gente común, donde está la gente que nos interesa como sujeto y protagonista de la información.

EL YO Y EL NOSOTROS (II)

Aquel primer salto es desprendernos del Yo para intentar llegar al Nosotros. Porque en la medida en que no seamos capaces de dejar atrás el miedo, los complejos, los estigmas, las subjetividades, no podremos entender la necesidad de que para seguir el camino trazado es imprescindible avanzar.

EL YO Y EL NOSOTROS (III)

El rol de un medio de comunicación y de un periodista es igual de arriesgado y desafiante. El periodista podría quedarse estacionado en sus creencias, en sus prejuicios, en sus convicciones. Y no las cambiará a menos que sea capaz de mirarlas desde una perspectiva distinta, justo desde el otro lado de la cornisa.

EL YO Y EL NOSOTROS (IV)

El rol de un medio de comunicación y de un periodista es salir en busca de la realidad en todas sus dimensiones, comprenderla y contarla. Porque no conocemos al Otro. No escuchamos al Otro. No entendemos que es imposible construir una sociedad, peor una nueva sociedad, sin asumirnos como un Nosotros.